}





Control de Gastos ¿Cómo?

La planificación de los gastos y el control del flujo de caja es clave para el buen funcionamiento de una empresa. Es una tarea que ha de ser diaria y que no se puede dejar de lado, de ello depende en gran parte el éxito del negocio.

Llevar a cabo un control de los gastos tiene una serie de ventajas:
• Evita problemas económicos en el futuro.
• Podrás negociar mejor los precios de tus proveedores.
• Ahorrarás en gastos superfluos.
• Tu empresa será mucho más solvente.
• Analiza tus gastos
El primer paso que deberás dar será hacer un análisis de los gastos actuales de tu compañía. De este modo, tendrás una visión completa de adónde va a parar tu dinero actualmente.

Después, si no lo haces ya, clasifícalos según su tipo:
• Variables: los que dependen de la actividad de la empresa.
• Fijos: los que se mantienen aunque la empresa no venda.
• Gastos mixtos: aquellos que tienen una parte fija y otra variable.
• Gastos marginales: los que existen cuando se produce de más.
• Gastos directos: los que resultan de la producción de los bienes o servicios.
• Gastos indirectos: aquellos que son necesarios para la producción pero que no están relacionados directamente con la misma.

Con esta clasificación podrás analizar y entender los gastos que genera tu actividad. A continuación, calcula la media de los gastos mensuales de los últimos doce meses y extrae conclusiones sobre tus gastos mes a mes.

En este momento deberás hacer dos cosas:
1. Evaluar si puedes ahorrar en algunos de los gastos actuales.
2. Establecer un presupuesto que guíe tus gastos a lo largo del año y te permitan conseguir tus objetivos anuales.
El presupuesto será una parte muy importante de tu plan económico y financiero. Si no trabajar con uno, estarás sujeto a la improvisación y trabajarás a ciegas. En él deberás incluir metas en términos financieras y bajo qué circunstancias.

Este presupuesto te permitirá gestionar todas las áreas de tu empresa y tus recursos.
Compara y haz ajustes

Elaborar un presupuesto supone anticiparte, prever gastos, ingresos, etc. Al final del año deberás comparar cómo habéis ido con respecto a la planificación. Si no lo haces, de poco habrá servido.

Cuando lo hagas sé crítico y extraer conclusiones y aprendizajes para el próximo año.
Recuerda que una buena planificación y disciplina a la hora de seguir lo establecido es clave para sacar el máximo provecho de los recursos disponibles.
Fuente: https://www.edenred.es/blog/claves-control-gastos-empresa/